Misión y Visión

Nuestra visión de la educación es inclusiva y sustentable: respeta y valora la diversidad, muestra la posibilidad de una mejor calidad de vida en toda su amplitud, integrando lo material, lo afectivo y lo espiritual. Entendemos que una educación de calidad es aquella que se ocupa de desarrollar todas las dimensiones de la persona, comenzando por empatizar con la realidad específica de ella, sin discriminaciones de ningún tipo. Educar de manera sustentable genera un ineludible sentido de responsabilidad personal, social y ambiental.

Nuestra misión es transmitir esta visión, educando con calidad y de forma gratuita a jóvenes y adultos en situación de vulnerabilidad social. Para ello hemos desarrollado un modelo educativo multidimensional y una cultura escolar que facilita en nuestros estudiantes un proceso de transformación integral. Junto a la entrega de herramientas cognitivas, afectivas, sociales y espirituales, vivir esta transformación permite a los estudiantes desarrollarse plenamente en el mundo en cual vivimos. El eje de nuestro modelo educativo es la búsqueda de una cultura de paz, basada en el amor y la compasión hacia todos los seres, y una convivencia sustentable, centrada en la inclusión, el respeto, la comunicación, la resolución adecuada de los conflictos a nivel personal y de comunidad escolar.

Nuestro modelo adopta además la visión agroecológica, que considera la actividad agrícola de forma sustentable, aplicando los principios y conceptos ecológicos en el diseño y manejo de agroecosistemas sostenibles. Esta visión no sólo impregna la enseñanza técnica que reciben nuestros estudiantes, sino también todo nuestro proyecto. Hemos desarrollado un modelo inclusivo y “socialmente justo, económicamente viable, ecológicamente sano pero a la vez culturalmente aceptable”, según los principios de la Agroecología de Miguel Angel Altieri. Hemos logrado dicha sustentabilidad económica gracias a una gestión financiera ordenada y transparente, controlando los riesgos, no endeudándonos más allá de nuestras capacidades y practicando la eficiencia para obtener la mayor rentabilidad posible de nuestros recursos.

A la hora de implementar nuestro modelo nos hemos dado cuenta de la importancia de incorporar belleza en nuestros jardines e instalaciones, estimulando a los jóvenes a transformar sus mundos. La mayoría de nuestros alumnos provienen de ambientes de pobreza, los cuales suelen ser homogéneos, sin vegetación ni expresiones visuales positivas, un recordatorio de la falta de oportunidades y la desesperanza. Este punto no es menor, y es importante perseverar en él. Al preguntarles a los alumnos recién llegados qué es lo que más valoran de su escuela, ellos responden unánimemente: “nos gusta su hermosura.” Incorporar belleza y esforzarse por mantenerla ha sido fundamental al llevar a cabo nuestra misión.

Creemos que todo proyecto puede realizarse con plenitud y sin exceso de recursos. Incorporar belleza en una construcción funcional no tiene por qué implicar gran costo; nuestra Fundación ha optado por formas de construcción sencillas, orgánicas y de buena integración con su entorno, de materiales cálidos y nobles, de acuerdo a la arquitectura rural chilena. Hemos buscado generar ambientes acogedores, dignos y cálidos: muchos jóvenes hablan de la escuela como su segundo hogar, o incluso como el único que tienen. La elección de cada uno de los materiales con que hemos realizado nuestros proyectos está impregnada de la búsqueda de sentido y de beneficio para todos los seres en que se basa nuestra Fundación.

Contrariamente a lo que se piensa y desafiando muchos prejuicios, hemos demostrado que es posible ofrecer la educación gratuita y de calidad que tenemos como misión proveer. Hemos logrado esto a través de nuestra visión sustentable, de nuestro equipo profesional y comprometido, de un manejo creativo e innovador de los recursos y de la coherencia entre lo que se propone y lo que se hace. Frente a cualquier duda y en cada paso de nuestro crecimiento, hay dos preguntas cruciales que nunca hemos dejado de hacernos: ¿Cuál es la opción que beneficia a más seres? y ¿Aquella opción se encuentra de acuerdo con nuestra misión y nuestros valores? Interrogarnos de esta manera ha constituido un constante recordatorio de nuestra misión, configurando positivamente nuestra comunidad a partir de cada decisión que hemos tomado. De esta manera nuestra misión se cumple día a día en la Escuela Agroecológica y nuestra visión se mantiene fuerte y se transmite a las personas que formamos.

Aspiramos a que nuestros alumnos egresen expresando su pleno potencial de transformación, siendo protagonistas de sus vidas; hombres y mujeres más responsables de sí mismos, con herramientas y competencias para el trabajo y el estudio; emocionalmente más estables, más solidarios y conscientes de los demás de su entorno; fundamentalmente, siendo más felices.